VENTAJAS

Este modelo facilita que las empresas, especialmente las PYMES (pequeñas y medianas empresas), puedan formar a sus trabajadores cuando quieran, como quieran y donde quieran, sin tener que esperar, como hasta hace poco, a las convocatorias de ayudas que anualmente publicaba el INEM.

La empresa puede elegir libremente la formación que quiere dar a sus trabajadores, independientemente de actividad, tamaño o ubicación. Por otra parte, también puede elegir en número de trabajadores que quiere formar en su plantilla y quienes serán esos trabajadores.

La empresa obtendrá tanto beneficios fiscales como beneficios sociales.

Reducción del gasto en Seguridad Social.

Motivación de sus trabajadores y, como consecuencia, mejorar su competitividad.

Aumento de la productividad de la empresa, ya que sus trabajadores estarán forados y podrán ser más productivos.

A través de la formación continua bonificada, las empresas pueden adaptarse a las distintas exigencias legislativas en materia de formación en calidad y medio ambiente, protección de datos, igualdad de género, etc., formando a sus trabajadores y beneficiándose económicamente del sistema de bonificaciones.

Leave a comment